Trabajaron, se prepararon, sortearon barreras y…”se forjaron a si mismas”

MARY ECHAVE – NANCY AUTINO – BRENDA PÉREZ – VIOLETA PAIRETTI – Cuatro madres,cuatro mujeres, cuatro vidas diferentes. Supieron, y saben lo que significa esfuerzo, compromiso, perseverancia y pudieron “palpar y demostrar en su caminar” que en el diccionario de la VIDA la palabra TRABAJO está muchísimo antes que las palabras Logros, Éxito, Premios por las cuales “el mundo de hoy ” corre tras ellas sin importar los medios para obtener el fin. Cuatro mujeres que sin dudas dejan su huella en un presente complicado y que debiera mirarse en sus experiencias, en sus capacidades , en sus sentimientos para forjar tal vez un presente mas sano y un futuro no tan incierto.

Cuatro mujeres que tal vez con muchísimas limitaciones de la época -con tan poco a mano- realizaron mucho y dejarán un legado para los que venimos detrás; ganándose un lugar y un reconocimiento en base a sus capacidades, sus labores, golpeando puertas para tener iguales oportunidades y vaya si las tuvieron, y vaya si las aprovecharon, sin tener a que apelar a ninguna ley más que la del mero conocimiento y propios intelectos.

“GOLPEAD Y SE LES ABRIRÁ” dice por allí la palabra; y ELLAS golpearon, derribaron barreras, superaron crisis, pasaron las tormentas y salieron airosas. “Por eso felicitarles, por eso el reconocimiento -la fama es puro cuento- cualquiera tiene cinco minutos de TV y es famoso por un ratito; pero el RECONOCIMIENTO es lo que trasciende, aquello que con el paso de los años, con el paso del tiempo quedará en hijos, nietos, amigos como “una escarapela inmutable” que llevarán dichosos en sus corazones. Por todo ello, GRACIAS; a estas cuatro maravillosas “mujeres que se forjaron a sí mismas”. SIMPLEMENTE GRACIAS.

Mirá también

Calle en Nueva Helvecia llevará el nombre de Joseph Willebald

El Intendente de Colonia Homologó según Resolución N° 212/018, el Decreto N° 2 de la …

Un comentario

  1. Merecido reconocimiento pero también a otras mujer es
    que están en el anonimato y fueron forjadoras de su propio destino contra viento y marea con alegrías y penas y hoy la recompensa es el logro de su propia siembra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *